De vacaciones en Londres: con o sin niños, a cubierto o al aire libre

Venir de vacaciones a Londres en verano puede convertirse en todo un desafío, especialmente si viajas con niños y, para no romper las costumbres, llueve a cántaros y el buen tiempo no se regala como debería en pleno julio.

No obstante, si vienes huyendo del calor asfixiante o simplemente quieres vivir como un londinense por unos días, te dejo con unas cuentas sugerencias para aprovechar al máximo tu estancia en la capital…sin que tu familia ni tu bolsillo se resientan.

Westfields London

Es el mayor centro comercial de Londres y uno de los más grandes –si no el mayor- de toda Europa. No obstante, su principal ventaja es que ofrece un buen número de opciones para pasar el día a cubierto en pleno centro (está en zona 2, las paradas de metro y overground más cercanas son Sheperd´s Bush y White City y hay por lo menos 15 autobuses que te acercan desde Notting Hill, Wembley o incluso Oxford Circus).

Además de encontrar todas las tiendas de Oxford St y Regent St, te sorprenderán nombres patrios como Bershka o Blanco, que comparten piso con Gap, River Island, Mango, Zara, Banana Republic o Topshop. En la planta baja, está The Village, dedicado a marcas de gama alta como Louis Vuitton, Tiffany´s o Armani.

Pero si ir de compras no te atrae en absoluto, su oferta de entretenimiento y restauración es lo suficientemente buena como para merecer el viaje en autobús hasta allí. Todos los días desde el 26 de julio y durante todo agosto, los más pequeños se lo pasarán bomba jugando con los muñecos gigantes de Lego, siguiéndole la pista a Harry Potter o aprendiendo a hacer manualidades, todo por la patilla. La librería Foyles ha organizado toda una serie de conferencias, charlas con autores y clubs de lectura con lo mejorcito de este verano. Puedes ver los horarios aquí.

National Theatre

Llama la atención por su polémico diseño (a muchos ingleses no les hizo ninguna gracia ver como se levantaba una montaña de hormigón en pleno South Bank).

Os recomiendo que le echéis un vistazo a su web para ver qué obras tienen en cartel ya que, si no te importa madrugar, puedes conseguir entradas por 10 o 12 libras para los títulos más taquilleros o incluso sus últimos estrenos. Lo único que hay que hacer es presentarse en la entrada del teatro (metros más cercanos: Embarkment, Waterloo o Charing Cross) sobre las 7 de la mañana y acordarte de que sólo permiten comprar un máximo de 2 entradas por persona. Suelen ser los asientos laterales de la primera y segunda fila o también en los laterales de los palcos y anfiteatros.

Sus enormes escenarios aúnan un gusto exquisito con la maestría de sus diseñadores y la última tecnología (el escenario gira completamente en vertical, de manera que puede ofrecer dos escenarios completos para diferentes obras en la misma sala). Hay visitas guiadas entre bambalinas por 6.50/7.50 libras y una interesante serie de charlas con actores y directores en el Café
Olivier
(¡su cappuccino es altamente recomendable!) por 4-5 libras. También tienen un amplio repertorio de exhibiciones gratuitas. Las mejores de este año: la colección de estampados y telas del V&A Museum o la colección de diseños de los estudiantes de último curso de la Central St Martin´s School.

 National Gallery

Todos los fines de semana la National Gallery ofrece visitas guiadas y talleres familiares. Desde descubrir la pintura de Van Gogh hasta hacer un cuadro colectivo, la mayoría de actividades son gratuitas y prometen entretener al personal al menos 3 ó 4 horas. Acuérdate de reservar en su página web porque es uno de los secretos a voces mejor guardados en la
ciudad y siempre hay listas de espera.

Covent Garden

La plaza más cinematográfica de Londres tiene una ventaja añadida: sus soportales y el Apple´s Market, que ofrece (bajo techo por si la temida lluvia hace acto de presencia) cada día un mercado diferente: de antigüedades, ropa de segunda mano, objetos de la II Guerra Mundial, sellos, monedas…

Domingos musicales en el Royal Albert Hall

Por 11 libras por cabeza el Royal Albert Hall te ofrece té, café y galletas para degustar escuchando los conciertos de los
alumnos del Royal College of Music y charlas con los directores y músicos más aclamados. Si vienes con tu pareja y buscas algo especial, las Ignite Sessions son una opción a tener en cuenta. Se trata de cenas (normalmente el viernes) o brunch (sólo en domingo) con música en directo. Desde lo último en música experimental a veteranos del jazz, blues, chill out o ritmos étnicos con un menú sencillo pero satisfactorio. Precios desde 24 libras por persona.

Desde jazz a música experimental, hay domingos musicales para todos los gustos y con los Kensignton Gardens en la acera de enfrente, The Serpentine Gallery  al aire libre es un buen complemento. ¿Lo más buscado por los iniciados? Sus Noches en el Parque, descubre por qué aquí.

Chapeau!

Deja un comentario

Archivado bajo De Domingo en..., Londonízate - Londonízame, Planes de Londoner

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s