Y resulta que Napoleón descansa en Inglaterra

Sí señores, como lo oyen. Napoleón Bonaparte, también conocido como Napoleón III descansa tranquilamente en la campiña inglesa, en lo que los más francófilos de la pérfida Albión definen como “un rincón de Inglaterra que será Francia para siempre, indiscutiblemente francés”.


No sufran, no alargaré el misterio mucho más. Se trata de la Abadía Benedictina de San Miguel, en Farnborough, a tiro de priedra del grueso de la industria aeronáutica británica.

¿Y cómo llegó el insigne Emperador hasta Hampshire? La pregunta no dejaba de rondarme la cabeza mientras visitaba el vecino colegio (merece su post propio, ni Hogwarts e haría sombra) de Farnborough Hills.

Tirando de enciclopedia y de los archivos del Instituto Napoleónico (me río yo de las disputas entre Isabelinos y Carlistas…) descubro que el motivo por el que tan insignes huesos dieron a parar a la cripta de St. Michael’s Abbey se encuentra en la desastrosa batalla de Sedán, que selló el fin del Segundo Imperio de Francia en 1870 y mandó a la cárcel prusiana a Napoleón y al exilio inglés a su señora y retoño – a la sazón doña Eugenia de Montijo y el Príncipe Imperial -.

Dada la mala salud del emperador, los prusianos tuvieron  a bien liberarlo y enviarlo a Camden Place, en Chislehurst (hoy Bromley) para ver si los aires ingleses y la compañía de los suyos ejercían el milagro de la curación. Pero su salud no mejoró y Luis-Napoleón moriría el 9 de enero de 1873, siendo inhumado con gran pompa en la iglesia de Saint-Mary (Santa María), en Chislehurst; pronto sería alcanzado por los restos del Príncipe Imperial tras su muerte trágica en África del Sur, en 1879.

Desolada, la emperatriz decidió brindar a sus difuntos un mausoleo más importante, mudándose en 1881 a Farnborough, Hampshire, donde supervisaría personalmente la construcción de la Abadía de Saint-Michael (San Miguel). Así, en 1888, los restos de su difunto esposo serían transferidos a dicho recinto, donde hasta el día de hoy reposan. La emperatriz Eugenia falleció el 11 de julio de 1921 y yace junto a sus seres amados en la mencionada abadía de San Miguel, aunque hoy se realizan esfuerzos para restituir sus restos a Francia.

Como dijo en 1920, Dom Cabrol, primer abate de Farnborough (¡francés!), durante el sepelio del emperador francés,« Sic transit Gloria mundi ».” ¡Las glorias de este mundo pasan rápido! No estamos en las Tullerías, no estamos en Saint-Cloud ni Fontainebleau, ni Compiègne, ni Biarritz, estamos en Farnborough. Este pequeño pedazo de Francia transportado a Inglaterra, donde el Emperador reposa en la paz que durante su vida se le escapó”.

Chapeau!

3 comentarios

Archivado bajo De Domingo en...

3 Respuestas a “Y resulta que Napoleón descansa en Inglaterra

  1. Pingback: Tweets that mention Y resulta que Napoleón descansa en Inglaterra | El bombin's Blog -- Topsy.com

  2. camila

    ….nadie es profeta ,en su tierra……, te mueres donde Dios .quiere , no donde el hombre propone ,o dispone……, al articulo chapeau ,es very, very interesante,,,,,,,,,,,-

  3. Esto me parece el mismo tipo de bulo que cuándo dicen que Cristobal Colón está vegetando en Santo Domingo, o que Walt Disney está criogenizando esperando a que Mickey venga y le evite estar en estado de san jacobo toda la eternidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s