La amapola de los veteranos

Más conocida como el poppy -por su nombre en inglés-, la amapola que británicos y británicas lucen por igual con orgullo en sus solapas, siempre ha despertado mi curiosidad.

Este año, por eso de estar aquí más que de paso aprovechando el puente, he decidido dedicarle un rato al tema, pensando no sólo en los veteranos (con y sin galones), sino en todos los que, como yo, habéis sentido curiosidad por saber de dónde sale la florecita…

Siguiendo las explicaciones de un amable – y vetusto, quizás también veterano – compañero de viejo ascensorístico, completo la información con la que partíamos de la casilla de salida: se trata de una manera simpática y efectiva de recaudación para sufragar los gastos y pensiones de los veteranos de guerra, además de recordar a todos aquellos que perdieron la vida durante la Segunda Guerra Mundial.

La amapola se usa tradicionalmente durante el Día del Armisticio, fecha en que se recuerda a los soldados que perdieron la vida durante la Primera y Segunda Guerras Mundiales y en conflictos posteriores como la Guerra de las Islas Falkland y la Guerra del Golfo. El Día del Armisticio cae en el domingo más cercano al 11 de noviembre, que es el día en que se declaró la paz. Esta fecha es conmemorada en todo el país con servicios religiosos y desfiles de veteranos.Este año, la recaudación servirá para echarle una mano a todos los que han participado en las operaciones en Afganistán, además de aliviar la carga de sus viudas y huérfanos.

Será por flores, pienso cada vez que veo la amapola…¿por qué no una margarita, una rosa o cualquiera de las miles de flores que crecen habitualmente en el país? Gracias a un buen amigo, totalmente British, por cierto, descubro que las amapolas rojas representan las flores que crecían en los maizales de Flandes en la Primera Guerra Mundial, donde miles de soldados perdieron sus vidas. Las amapolas de papel que se usan hoy son hechas por veteranos y son vendidas por representantes de la Real Legión Británica, una organización conformada por veteranos y veteranas de guerra.

Así, por el módico precio de una libra, todos podemos adornar los cuellos de chaquetas y abrigos, al menos durante la primera semana de noviembre.

Además de no perder pétalos por el camino, lo mejor que tiene la amapola en cuestión es que no entiende de edades, clase social o condición, ya que ‘crece’ en cuellos almidonados de camino a la City, en capuchas de chándal adolescente; cerca de los cuellos cisne de las madres que hacen la compra y también es habitual en los monos azules de trabajo.

Chapeau!

7 comentarios

Archivado bajo De Domingo en..., De sombreros y otras historias

7 Respuestas a “La amapola de los veteranos

  1. dnanis

    (8)Behind the shelter in the middle of a roundabout
    The pretty nurse is selling poppies from a tray
    And tho’ she feels as if she’s in a play
    She is anyway. (8)
    ^^

  2. titais

    chapeau, chapeau!!!!!!

    Qué interesante, sencillo, corto y fácil de leer. Esto si que es fomentar la cultura britis. Espero el próximo con ganas, ¡ sorpréndenos!

  3. Rebeca

    jajajaja, se me había olvidado esa tradición!! En mi cole vendían todos los años… si rebusco en mis cajones, seguro que encuentro varias poppies!

    ¡Me estás recordando tantas tradiciones que se me habían olvidado!

  4. reno

    ¡Qué envidia! Resulta emocionante ver como algunos pueblos honran caídos o sus veternaos de guerra. Son pueblos orgullosos de quienes dan la vida por su patria. Otros, en cambio, se averguenzan de sus caídos y los traen a enterrar de madrugada. Es la gran diferencia que marca su encumbramiento o decadencia. Por desgracia, con el Psoe y Zp estamos viviendo la poeor parte de la historia de Esapaña.
    Hay que juzgarle por alta traición y por denostar a España en lo moral, lo público y lo económico. No podemos seguir con esta verguenza o nos destruirá del todo. Reno

  5. manuel et

    La tradición de las poppies es no sólo británica, sino de todos (o casi) todos los países que participaron en las guerras mundiales, con mayor o menor seguimiento. Canadá es otro de los países con fuerte tradición. Al menos la región de Nueva Escocia, quizá por su fuerte conexión con los hijos de la péfida albión. En España no se sigue, es más, la mayoría de los españoles ni siquiera conoce tal costumbre. probablemente porque no participamos en ninguna de las dos grandes guerras…y muchas veces pienso “gracias a Dios”. Que sirva esto como mi poppy electrónica en sencillo, pero sentido, homenaje a todos los caídos.

  6. camila

    que bien escribes,mol interesant….,ya podrian en nuestros colegios españoles enseñar y recordar a los niños la cantidad de tradiciones que existrn en nuestra extensa piel deTORO para el que no lo sepa se trata deESPAÑA.

  7. Pingback: Bonfire night, planes para tirar cohetes | El bombin's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s