¡Que vienen los ingleses!

Algo así debieron gritar los marineros de Federico Gravina hace cerca de seiscientos años. Corría el año 1805 y tras haber perdido Finisterre meses atrás, la Armada española respaldaba los locos planes de un Napoleón desquiciado por conquistar las islas británicas.

Una vez perdidos los confines de la tierra -gallega- , el vicealmirante Villeneuve decidió que lo mejor era partir rumbo a Cádiz y lamerse las heridas en Trafalgar. La derrota no se quedó de brazos cruzados y pronto les alcanzó en aguas cuasi gibraltareñas –ya en manos inglesas, gracias a otro espectacular y ‘ventajoso’ tratado multilateral-.

Siglos después, ese ¡Qué vienen los ingleses¡ ha vuelto a resonar en aguas españolas. Las naves inglesas no venían esta vez a proteger su isla, sino a romper su aislamiento. ¡Nada mejor que decidir movilizar a la todavía Armada Invencible para despejar los cielos europeos!

Cientos de españoles se han hecho fuertes en los puertos cántabros, vascos y gallegos, a la espera de las naves de la pérfida Albión. Ha sido precisamente un buque de guerra de tan temido nombre el primero en atracar en el puerto de Santander. A bordo llegaban 550 soldados, procedentes de Afganistán y rescatados en Turquía, donde otro pérfido (volcán) les había dejado tirados días atrás.

Horas después, marchan el medio millar de uniformados y otros 250 súbditos británicos, que en vez de las armas reglamentarias portan maletas y carritos infantiles.

En tierra quedan otros muchos cientos de ingleses, a la espera de que o bien se limpie realmente el cielo y las cenizas vuelvan al lugar del que nunca debieron salir, o bien los miembros del Parlamento británico se pongan de acuerdo sobre cómo enviar a España un centenar de autobuses y autocares, que además de hacer las delicias de cántabros, gallegos y vascos, logren llegar al aeropuerto madrileño de Barajas y dar media vuelta, cargados con más maletas, carritos infantiles, e ingleses a medio camino entre el cabreo y el alivio.

Y es que aún quedan cerca de 160.000 británicos intentando volver a casa. A golpe de taxi – precio amigo de 1 euro el kilómetro para distancias superiores a 100km gracias al frotar de manos de un gremio castigado antes de que Islandia entrara en erupción -; de autobús; de ‘fragoneta’; de coche conseguido ‘a dedo’ o sentado cómodamente en tren, después de luchar a brazo partido para conseguirlo y con destino a algún lugar de Europa continental más cercano a las costas británicas.

Chapeau!

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “¡Que vienen los ingleses!

  1. Pingback: Tweets that mention https://elbombin.wordpress.com/2010/04/21/que-vienen-los-ingleses/ -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s