Archivo mensual: abril 2010

El arte, si admirado, dos veces arte


Los que me conozcan un poco sabrán que me encanta el arte. Que me pierde un buen dibujo, una fotografía en blanco y negro que decolora una historia cada vez más tenue, un edificio que se enraíza rabioso en el suelo y alarga sus tentáculos suplicantes de altura, rezumando acero y cristal. También que colecciono postales raras por el mero afán de inventarme el porqué de su qué dirán.

Y sí, admiro, respeto y disfruto el diseño, aunque no lo ejerza.

Este no nace con vocación de ser un post largo, más bien al contrario. Quiere ser un brochazo, una pincelada gruesa, determinante, casi un trampantojo en plena blogosfera.  Una ventana abierta al yo más guardado bajo llave que jamás haya conocido.

Estas líneas van dedicadas, pero a la vieja usanza, ella sabe que es mi dama esta noche, no necesita más que “pintar un salvoconducto, a la vez una sentencia”.

No es nepotismo, es admiración.

Por mi hermana, por su esfuerzo, su creatividad y su talento.

Por eso, y sólo por eso, se merece tener su propio post en El bombín, porque estoy segura de que cuando le echéis un vistazo al catálogo, más de uno hará como yo y se quitará el sombrero.

Pasen y vean!

Chapeau!

 

7 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El dilema: ¿corbata o americana de pana?


Me animo con este post porque ¡cómo son las cosas!

Si en España el cuello de la camisa desabrochado hasta donde la decencia permite, la corbata a buen recaudo en el ostracismo del armario y las americanas de sport –léase pana ¡gracias Felipe González!- más propias de un anuncio de GAP que de un mitin, son toda una seña de identidad socialista, en Gran Bretaña viene a ser justo lo contrario.

Os recomiendo que le echéis un vistazo a la columna de este fin de semana de Vanessa Friedman, editora de moda del Financial Times. En ‘Politicians’ wardrobes: David Cameron’, Friedman repasa la importancia de cuidar hasta el último detalle.

Y es que, además de a las ya lejanas cenizas volcánicas y a los ecos de San Jorge, Inglaterra huele a elecciones. Que se lo digan a Nick Clegg, tercero en discordia, primero en el ring televisivo y favorito entre los españoles gracias a su mujer, aunque eso es otra historia (y otro post, sin duda). O a Brown, que no contento con preocuparse de medir sus palabras, tiene que hacer lo propio con los modelitos de su señora. Pero si hay alguien en este rifi-rafe electoral que sabe lo que se hace con la vestimenta, es sin duda, David Cameron, el adalid del ‘new  torie style’.

Los ‘Cam’ como se les conoce por estos pagos, poco tienen que envidiar a los protagonistas de Gossip Girl en lo que a modelitos se refiere, hablando en términos de ‘upper east sidelish’ se entiende, claro. Eso sí, ni a Samantha Cameron le ha dado por las diademas, ni a él por los sombreros de indie reformado.

A lo que iba. Las chaquetas de pana, protagonistas de la política internacional. Así, tal cual. Para Friedman, ducha en la materia como pocas, “el estilo desenfadado de Cameron, con sus trajes de chaqueta a medida y la camisa desabrochada de forma casual, sin atisbo de corbata, es una declaración equiparable a la de John F. Kennedy de quitarse el sombrero en su propia inauguración”. Ahí es nada.

Lo curioso del asunto, volviendo al origen y razón de ser de esta divagación es, que además de granjearle las simpatías de los Kennedy-adictos, le separa portentosamente de su rival, Gordon Brown, que no puede ser más feliz que con una corbata de seda bien anudada al cuello. Ms Friedman dixit. Al parecer, si en España el traje y la chaqueta se identificaban con un régimen, de vida, caduco y en vías de extinción, aquí es el no va más del laborismo. Mientras, el look de after office de Cam recuerda a eso mismo, al after office que se marcan las hordas de la City y Canary Wharf cada atardecer.

Sin embargo y muy de vez en cuando, al candidato conservador se le escapa una corbata. Cuando eso ocurre, el color no varía, azul en toda su gama de tonalidades. Los Tories han sido siempre el ‘partido azul’ británico, lo que nos remite, una vez más, al espectro cromático de la política – española -. Y aunque el abanico de colores corbatiles con los que se ha atrevido Cameron abarca del rojo al verde, pasando por platas y naranjas, el azul es sin duda su color. Algunos han querido ver en sus gustos un guiño cómplice a Obama, otro fiel de las corbatas azules. Yo, por el momento, sólo veo un estilista atrevido pero con gusto, garra y savoir faire político.

Chapeau!

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

O pasas por caja o…¡bye bye ayudas estatales!


Me desayuno con un ‘aviso navegantes’ en la prensa española: o pasas por caja, o cerrojazo al grifo de las ayudas…

Vamos, que de golpe y olvido te puedes quedar sin 210 euros de ayuda al alquiler (de Emancipación, creo que lo llaman para añadirle glamur a los treintañeros que se ven forzados a seguir pidiendo la paga).

Debe ser que después de comerse la zanahoria de los 400 euros de Zapatero (o recuerdo bien si esta idea feliz llegó a cumplir los dos años) se ha oído aquello de ¡Fiiiiiiiiiiiiiiiiiiirmes! Y todo el mundo a dieta de subvenciones.

Y es que con la recaudación anual a la vuelta de la esquina, la caída de ingresos se agrava, especialmente para las comunidades autónomas. En 2011, los Reinos de Taifas tendrán que devolver lo que el Gobierno les dio de más el año pasado por una errónea estimación de la recaudación.  Mientras las estimaciones sobre cuántos euritos volverán a las arcas estatales fluctúa entre los 20.000 y los 25.000 millones de euros, Gobierno y comunidades revisan a marchas forzadas y pies juntillas los Presupuestos para 2010. Les mueve la loca esperanza de reconducir el déficit autonómico del 2,5% al 1,3% en cuatro años… Ya son diez las comunidades autónomas que han agachado la cabeza y se han resignado a poner esos Pogromos por escrito, mirando envidiosos a Navarra -que se librará como la única en la que dieron en el clavo con las estimaciones –y Madrid, que en palabras de la ministra Salgado “no debe presentar plan alguno, por no superar un déficit del 0,75% del PIB”.

Eso sí, el Gobierno central ha dejado para la próxima semana su plan de reorganización de estructura administrativa, dejando claro que de reducir ministerios, nones. Más información, pregunten en Grecia.

Me pregunto si en esta línea de ir tapando agujeros, tan española, por otra parte, los planes de los responsables del economato estatal amenazarán también con dejar…

–          Sin los 420 euros a los que aspiran los parados de larga duración

–          Las irrisorias ayudas a las familias numerosas (recuerdo que desde hace dos años un padre / madre soltero, divorciado o viudo con al menos dos hijos ya entra en la categoría). Poco pero algo ayuda ese 10% de descuento en la factura del agua, el 50% en la universidad pública y si eres de Madrid, una rebajita en el abono de transportes.

–          Incluso, si tienes la gran suerte de ser precario, y como tal cotizar un 2% de tu ¿sueldo? (recuerdo que en el sector mediático los mejor pagados suspiran por seiscientos euros mensuales por jornadas maratonianas) también puedes entrar en el limbo de los morosos de Hacienda.

Chapeau!

2 comentarios

Archivado bajo Money Money, Uncategorized

Gucci, caught by the Pop Up store fever


Nor the International Book Day, neither the English national patron saint, Gucci prefers to cherish its loyal fans.

And…is there any better to celebrate the day of England than making its capital the first venue for the Italian luxury house to open its temporary and exclusive shoe-room?

The Italian label has been the last one to fall in love with the last retail trend. Although this is not a new fashion, since the first Pop Up store was discovered in 2003 in New York, the recession, alongside with the hunger for new ideas to help the economy boosting are spoiling this suddenly-turning- out- and- as-suddenly-disappear shopping venues or blue-chip label flag stores.

Gucci Icon Temporary is offering for a brief while the house’s 17-piece limited edition sneaker collection, which is currently jet-setting its way around the globe. Guys, you’re the spoiled ones this time, as the most of the collection -15 designs out of total- are just for you.

If you want to be part of the exclusive bunch of owners and be the coveted one at the gym or rocking down London don´t miss the chance and go for a sneak peek at 37 Earlham Street , in Covent Garden. It would just last for three weeks so…run, baby, run!

Chapeau!

1 comentario

Archivado bajo Londonízate - Londonízame

¡Que vienen los ingleses!


Algo así debieron gritar los marineros de Federico Gravina hace cerca de seiscientos años. Corría el año 1805 y tras haber perdido Finisterre meses atrás, la Armada española respaldaba los locos planes de un Napoleón desquiciado por conquistar las islas británicas.

Una vez perdidos los confines de la tierra -gallega- , el vicealmirante Villeneuve decidió que lo mejor era partir rumbo a Cádiz y lamerse las heridas en Trafalgar. La derrota no se quedó de brazos cruzados y pronto les alcanzó en aguas cuasi gibraltareñas –ya en manos inglesas, gracias a otro espectacular y ‘ventajoso’ tratado multilateral-.

Siglos después, ese ¡Qué vienen los ingleses¡ ha vuelto a resonar en aguas españolas. Las naves inglesas no venían esta vez a proteger su isla, sino a romper su aislamiento. ¡Nada mejor que decidir movilizar a la todavía Armada Invencible para despejar los cielos europeos!

Cientos de españoles se han hecho fuertes en los puertos cántabros, vascos y gallegos, a la espera de las naves de la pérfida Albión. Ha sido precisamente un buque de guerra de tan temido nombre el primero en atracar en el puerto de Santander. A bordo llegaban 550 soldados, procedentes de Afganistán y rescatados en Turquía, donde otro pérfido (volcán) les había dejado tirados días atrás.

Horas después, marchan el medio millar de uniformados y otros 250 súbditos británicos, que en vez de las armas reglamentarias portan maletas y carritos infantiles.

En tierra quedan otros muchos cientos de ingleses, a la espera de que o bien se limpie realmente el cielo y las cenizas vuelvan al lugar del que nunca debieron salir, o bien los miembros del Parlamento británico se pongan de acuerdo sobre cómo enviar a España un centenar de autobuses y autocares, que además de hacer las delicias de cántabros, gallegos y vascos, logren llegar al aeropuerto madrileño de Barajas y dar media vuelta, cargados con más maletas, carritos infantiles, e ingleses a medio camino entre el cabreo y el alivio.

Y es que aún quedan cerca de 160.000 británicos intentando volver a casa. A golpe de taxi – precio amigo de 1 euro el kilómetro para distancias superiores a 100km gracias al frotar de manos de un gremio castigado antes de que Islandia entrara en erupción -; de autobús; de ‘fragoneta’; de coche conseguido ‘a dedo’ o sentado cómodamente en tren, después de luchar a brazo partido para conseguirlo y con destino a algún lugar de Europa continental más cercano a las costas británicas.

Chapeau!

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Las cenizas de Inditex


Nada que temer, el imperio de Amancio Ortega no está en riesgo, al contrario. La erupción del volcán islandés – de cuyo nombre ni siquiera un renovado Quijote sería capaz de acordarse – no le está viniendo nada mal a las finanzas del empresario gallego.

A estas alturas, quien lea este post estará pensando que qué tienen que ver las churras con las merinas, o lo que es lo mismo, ¿dónde está la conexión entre el Eyjafjallajökull y la caja de Zara? Pues ni más ni menos que… ¡en las cenizas!

El pasado viernes 16 de abril Londres era un hormiguero de maletas de mano y caras de sueño mal entendido. Los artífices de la megafonía de la red urbana de metro, tren y autobús repetían fielmente el mantra ideado por Lord Adonis, responsable de Transporte de la Isla. “Todos los aeropuertos del país están cerrados, por favor eviten dirigirse allí y llamen a las compañías aéreas con las que tuvieran su vuelo”.  El caos no tardó en extenderse. Eso sí, con legañas y resignación cuasi-dominguera.

Colas para hacerse con una habitación de hotel –el director del Intercontinental de Park Lane aún sufre agujetas faciales de sonreír y saludar: “no, lo siento, no tenemos ninguna habitación disponible”-. Colas aún mayores para pagar en las tiendas de Oxford Circus, Regent St. Y Tottenham Court.

Las tiendas de Massimo Dutti de Knightsbridge, Regent’s y Gloucester Road estaban a rebosar. “¿Tú también te has quedado sin vuelo?” me pregunta amable la cajera cuando voy a pagar mi última tentación, unas botas camperas que pese a ser más propias del invierno español, me harán un buen servicio durante el verano inglés. “No, ahora vivo aquí ¿por?” inquiero con la misma sonrisa. “Hoy está viniendo muchísima gente que se ha quedado en tierra por culpa del volcán, muchos habían venido de negocios para ir y volver en el día o al día siguiente y ahora no saben hasta cuándo tendrán que quedarse. Vienen sobre todo a por ropa interior, alguna muda de sport y algo de verano, que encima les ha pillado el tiempo de revés”. 

Reflexionando sobre tan curiosa información, me dirijo al Zara más cercano para ver si, efectivamente, hay más españoleo que el de costumbre.

Bingo.

Los Pepes, Juanes, Álvaros, Carlos, Marías, Cristinas, Anas y Palomas resuenan por doquier. Todos cargados con calcetines, camisetas de manga corta y aún, legañas domingueras en pleno viernes.

Volviendo a mi reflexión del anterior post…¿Globalización o cambio climático? ¿A quién deben mandar a visitar lugares sombríos los sufridos viajeros? ¿A quién debe agradecer el gran Amancio la coyuntura y digámoslo de paso, la caja que hicieron sus súbditos británicos este fin de semana?

Chapeau!

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Ashes from Iceland


The whole British air space has been closed due to a grayish threat coming from the very fringe of Europe. Yet being the nearest case, is not the only, as at least 4.000 flights from all over the Old Continent have been canceled or delayed.

The unpronounceable name (Eyjafjallajökull) culprit of this modern Pompeii was a volcano hidden beneath a thick layer of ice which eruption has not only abruptly disrupt the dream of the 700 nearest inhabitants, but also caused no few worries to the responsible of Eurocontrol, the European Agency in charge of the air traffic.

 Early this morning I had some news from friends that have been caught amid the cinders. After discussing the paradox of being covered by ashes originated at the country of ice, we have discovered that at least four out five people taking part in the conversation had a sibling passing through similar situation. Thus, different names and airports, but the same reason to blame in Great Britain, Ireland, Germany, The Netherlands, Finland, Denmark, Sweden, Norwey, Belgium, France and Poland.

And it is precisely once reached that point when I started to wonder. Who is the one to put shame on? Should we bitch the climate change or the globalization? As a matter of fact, the European Union or even the Common Market can also make a good target, as they have been tying the not with the Scandinavian forgotten one for a long time. Shame on the Iceland Cabinet, that didn’t find a better time to propose the EU than the very mist of the recession.

If I were the Iceland prime minister – another unpronounceable name here -I would start to think what can be made to avoid the image of the country as the European bad omen. Perhaps going too far, somebody might highlight the resemblance between this eruption and the economic one, since it can’t be forgotten that it was Iceland the country which had the dubious honor to pass throughout History as the first market economy collapsing in the first twenty first century credit crunch.

For further references, ask Brian Flynn. The ultimate responsible of Eurocontrol could have be seen as an aerial Jean Claude Trichet when, as my friends, early this morning, get concisely to the point: “The reach of this unexpected inconvenience is greater than everything we encountered before in Europe”.

Chapeau!

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized